Bichos de Candy

El beat de Santa Fe graba un  LP en Buenos Aires.

 

Corría el año 1967 y el grupo pionero del sonido beat de la ciudad, Them, ya había cambiado varias veces su formación. Juan Carlos “Perico” Fissore era un joven ejecutante de órgano eléctrico con muchas ganas de armar una banda. Una tarde, en la radio donde colaboraba, se cruzó con Carlos Mérida, un cordobés que tocaba la guitarra eléctrica en el grupo estable del boliche Bambina, dirigido por el pianista Tino Faggiolani. Se conocían de aquellos jueves de desmufes y las matinés de domingos en los boliches donde se presentaba en vivo la nueva ola musical. Perico le propuso juntarse a zapar con dos ex integrantes de Them, Pedro Céliz (bajo) y Guillermo “Topo” Gervasoni (batería), junto a otro guitarrista que venía de Los Buitres, Ricardo “Mono” Cáceres. Empezaron a ensayar en la galería de la casa de Perico Fissore y enseguida se entusiasmaron con el sonido que lograban. Su primera presentación fue con mucho éxito durante las fiestas patronales de General Deheza, en la provincia de Córdoba. 

 

Subterráneo - Bichos de Candy

 

Arrancaron a girar por el circuito de clubes y confiterías de la zona hasta que recalaron en Candy, el boliche ubicado en un sótano de la Cortada Bustamante y Salta, debajo del antiguo Bar Cabildo. Se convirtieron en la banda estable del local, tocando siempre y sumando seguidores.
 
Al poco tiempo, Carlos Mérida dejó su lugar porque no podía afrontar las giras: le tocó la colimba. Entonces se produjo un enroque. Carlos Joannas, quien se desempeñaba como cantante del grupo de Tino Faggiolani en Bambina, cambió su lugar con Mérida y así quedó la formación de Bichos que haría historia al grabar el primer long play de un grupo de la ciudad de Santa Fe.
 
Joannas traía consigo una influencia decisiva en el estilo, que habría de desarrollar la banda desde su inclusión, más emparentada con el beat inglés que con el melódico popular. Incluyeron en su repertorio el tema “Oh! Darling” de The Beatles, que se convirtió en un autentico hit de sus presentaciones en vivo.
 
Candy se convirtió en “La Cueva” de Santa Fe. Así lo demuestra el hecho que tanto Almendra como Manal, y más tarde Aquelarre, tocaron en su escenario. Bichos hizo de anfitrión y telonero de todos ellos.
 
En 1970 fueron contratados por el sello Odeon Pops para grabar dos simples: “Oh! Darling” y “Triste ciudad”, un tema de Perico Fissore. El nombre “Bichos” ya estaba registrado por una banda cordobesa y así nació lo que era vox populi: los Bichos eran del boliche Candy, entonces quedó Bichos de Candy. El éxito que lograron con el simple en todo el país los obligó a realizar giras y presentaciones televisivas. Enseguida apareció la propuesta de grabar un long play con temas propios y covers de The Beatles. El LP “Basura” se grabó y editó con los Bichos de Candy viviendo en Capital Federal y haciendo la vida de un grupo profesional: presentaciones con mucho público, entrevistas, revistas, radio y televisión.
 
Al poco tiempo, las diferencias musicales alejaron a uno de sus fundadores. Perico Fissore se fue a vivir a España y el grupo no pudo sostenerse en el difícil circuito porteño. Los Bichos volvieron a Santa Fe, y después de varias idas y vueltas se disolvieron, dejando un increíble legado que llega hasta nuestros días.
 

 

Galería de imágenes
 

Share